“Oculus”

“Oculus” (Oculus: El espejo del mal, ESP) USA Dir: Mike Flanangan 2013

TODAVIA HAY ESPERANZA

El cartel era igual a casi todos los carteles de films de terror de la última década, la web de la base de datos cinematográficos más famosa de la red la puntuaba con 6.5/10 y además (o principalmente) mi mujer pedía a gritos su dosis de terror bimestral (ya que es una adicta reconocida) con lo cual había conseguido sumar motivos suficientes para animarme a ver, otro film de terror, eso sí, sin esperanza alguna de que fuera bueno ni mucho menos novedoso o innovador.

El arranque de la historia es al menos una agradable brisa de aire fresco donde se aprecia el trabajo y dedicación de unos guionistas que querían que su película no fuera igual al resto, conduciéndola de manera ingeniosa por otros lugares para llegar hasta donde tiene que ir por esto de las convenciones del género (la casa de dos plantas, la mudanza, los niños, el perro, el mal acechando, etc..)

A medida que avanza, el film contesta una y otra vez, creativa y correctamente, las preguntas del propio guion y todos los planteos y dudas que nuestra cabeza de espectadores re sabidillos va lanzando gracias al quirúrgico y milimétrico montaje, que permite seguir el entretenido juego entre ficción y realidad, y gracias a un equipo de trabajo que saben sobre el género en cual trabajan y a que público al que se dirige.

Tras este buen trabajo de realización de Mike Flanangan quien firma el guion junto a Jeff Howard, está el productor Jason Blum con su productora de bajo coste Blumhouse (responsable de las taquilleras Paranormal Activity, Insidious, The Purge, etc) quien es capaz de llevar adelante películas de gran calidad con minúsculos presupuestos.

Pese a todos los elogios previos, cabe decir que dicho film no es de los que causan grandes sustos y que, en un punto hace trampa (pero no de las engañosas feas), al presentarse como un film de terror u horror ya que por su planteamiento creativo e innovador en busca de una vuelta de tuerca, funciona más bien como un buen thriller enmascarado en el género terror.

Tal vez, el final no es lo poderoso que nos gustaría, o los talibanes del terror purista no vean satisfecho su apetito por el miedo y los saltos en la butaca, pero por lo menos Oculus de Mike Flanangan, nos permite disfrutar de un cine de género inteligente, trabajado y fresco que evita por todos los medios repetirse hasta el hartazgo como el noventa y ocho coma cinco por ciento de los films de terror de la última década.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *